4 sept. 2010





































Xiju


El agua de un lago

es en realidad la de siete,

divididos, contenidos.

Contra la orilla sur de la isla grande,

tres pilones de piedra

marcan los pasos

donde se refleja la luna.



El antiguo golfo cerró sus fauces

y los nombres de dos poetas

señalan las principales líneas divisorias.



Los Tigres Imperiales resucitan después de las tempestades.



LECTURA DEL POEMA